Murió el angelico de unos azotes que le dieron en la cárcel.
Sentáronse, y entre los caracteristicas de la serpiente piton dos estudiantes y ellas no dejaron sino un cogollo, en cuatro bocados, el cual se comió don Diego.
Levantéme con grande dolor de mi alma, viendo que estaba en casa donde se brindaba a las tripas y no hacían la razón.Entramos, primero domingo después de Cuaresma, en poder de la hambre viva, porque tal laceria no admite encarecimiento.Acostéme y dormí; y con esto, a la noche, después de haber comido y cenado bien, me hallé fuerte y ya como si no hubiera pasado por mí nada.Yo con esto quedé como muerto y dime por novillo de legítimo matrimonio, determinado de coger lo que pudiese en breves días y salirme de en casa de mi padre: tanto pudo conmigo la vergüenza.Escribí a mi casa que yo no había menester más ir a la escuela porque, aunque no sabía bien escribir, para mi intento de ser caballero lo que se requería era escribir mal, y que así, desde luego renunciaba a la escuela por no darles.Nosotros dimos en no hacer caso; Dios sabe cuán corridos íbamos.Sacamos los vientres, recogimos la sangre, y a puros jergones los medio chamuscamos en el corral, de suerte que cuando vinieron los amos ya estaba todo hecho, aunque mal, si no eran los vientres, que aún no estaban acabadas de hacer las morcillas.Pues quién os ha dicho a vos que los gatos son amigos de ayunos y penitencias?Mas de todo me ha sacado el punto en boca, el chitón y los nones.Yo, que temí que lo hiciese, dije: -Tené, huésped, que no soy Ecce-Homo.Yo lloraba de enojo, y ellos decían adrede: -Más va en vuestra salud que en haberos ensuciado.Qué previlegios!) volaron por la escalera, y al momento nos vestimos nosotros y tomamos el camino para escuelas.No miraron nada, antes el retor me dijo un responso; preguntó si estaba ya sin habla, y dijéronle que sí; y con tanto, se fueron desesperados de hallar rastro, jurando el retor de remitirle si le topasen, y el corregidor de ahorcarle fuese quien fuese.Dijo una de las mujeres: -Qué buen talle de caballero!



Murió el pobre mozo, enterrámosle muy pobremente por ser forastero, y quedamos todos asombrados.


[L_RANDNUM-10-999]