Que me perdonen los puristas, pero esa afirmación hace que se me retuerza.
Saco cálculos, pienso que esas pruebas tardan dos semanas, como tarde, los resultados le llegaron en junio.
Me aterra hacer una parada de manos.
Preñado de incredulidad, de prejuicios, de desconocimiento, de ignorancia y por supuesto, de miedo.Yo le fui clara de que no quiero exponer mi vida privada en el trabajo.Los diminutivos no lo hacían sonar mejor.El médico me explicaba cómo vería mi esófago por dentro con una camarita.He tenido bronquitis, úlceras en las córneas y tatuajes en mis costillas que los hombres que me examinaban, chequeaban y agujereaban no podían creer que yo estuviera pasando sin siquiera respirar más profundo de lo habitual.Facebook me trae recuerdos de hace 10 y 15 años y no me reconozco, recuerdo sentirme gordita en momentos donde pesaba 40 libras menos que ahora.Mi nueva búsqueda se resume en: los adictos a nada, qué les emociona de la pareja busca pareja cordoba argentina vida.Uno pensaría que antes del cáncer está la salud, pero no, hay un precio de escort 97 automatico limbo, un cuido, un maternal antes de la escuela, una salita donde no se aprende demasiado, pero no se parece a la casa de uno y uno sencillamente tiene la opción.Sí, la única clase que para el resto de la humanidad era un receso de las cosas académicas, para mí era insufrible.No puedo demostrar que me encanta la casa, porque él me mira y me susurra preguntando si de verdad me gusta, que si me veo ahí, que si la quiero, y me aterra que si le digo que sí, hace una oferta, sin contratar inspectores.Me explico: estando en el trabajo me lleva el juego, pero no veo intención de "sacar"el juego del trabajo (buscar contacto vía mensajería, etc.Corta paginas para ligar con italianos toda forma de comunicación con tu ex, bórralo y bloquéalo de tu facebook, twitter, whatsapp, e-mail, celular y cualquier otra red social.Puedo dar la excusa oficial de que mi metabolismo perdió el interés y me abandonó.Debe ser mayor que el primero, pero me hace chistes y tiene una actitud más relajada hacia el sexo y el cuerpo en general.



No tenemos un ritmo o un ritual aparente.
Decía mientras nos bañaba, que había que dar gracias porque teníamos agua almacenada, porque teníamos gas para prender la estufa y poder entibiar el agua para bañarnos.
En parte por mi colección de cintitas violetas en los field days, porque literalmente cuando me obligaban a participar solo me llevaba la cintita de (valga la redundancia) participación, y en parte porque siempre tenía el uniforme los días de la clase.


[L_RANDNUM-10-999]