como enojar a una putita en facebook

Por aquí anda, entonces María posó su mirada en Gabriela, si te sientes incomoda podemos ir a mujeres viudas buscan hombres en monterrey algún otro lugar, propuso.
Demuéstrame que eres una puta barataaa!A sus ordenes señora!, la casada tomó asiento, cruzó sus piernas de manera muy sensual y empezaron a hablar.No trates de negarlo Gabriela, acaso no soy lo suficientemente hombre para ti?Tranquilízate tranquilízate, se decía a si misma Gabriela mientras se golpeaba ligeramente la cabeza con sus manos quizá se equivoco si eso.Te pregunto eso porque sé que me engañaste sé que te acostaste con otro hombre, le dijo mirándola fijamente a sus ojos.Cuéntame qué has hecho!?Cesar- dijo Gabriela clavándole su mirada, con esa simple palabra se dio a entender.Tomó su minivestido, y haciendo como que iba a quitárselo, pero no lo hacía, dando a entender que debía obedecer o de lo contrario no sería capaz de seguir jugando.Estúpida Lidia sabes que no puedo enojarme contigo.La sexi casada, lentamente se acerco a él, moviendo sus caderas de la forma más sensual que pudo, ese movimiento que volvía loco a cuantos hombres conocía, cuando estuvo muy cerca de él dijo.El viejo sabe que está en sus límites, Gabriela sabe que está en sus límites, sus líquidos se juntan, escurren, se alean y se vuelven uno solo.Por eso no te preocupes mamasita, el viejo se levantó de la cama y de debajo de esta sacó una vieja grabadora a cassette, bastante gastada y sucia, pero que aun funcionaba para sus propósitos.Ahora la penetraba casi con bestialidad, entraba y salía de ella con violencia, mientras Gabriela lo aguantaba con una extraña sonrisa en su rostro, la camioneta ya estaba hedionda a cacha ya que los vidrios estaban completamente cerrados y ahora también empañados.Los adorables señores Guillen habían decidido que era un estupendo día para divertirse en familia.Pero es que Cesar no continuó, estaba muy enojado con ese hombre, pero a la vez estaba orgulloso de su esposa.Para su total consternación se trataba de un mensaje de Lidia.De qué me habla?
El viejo ni siquiera respondió, por lo que Gaby continúo.
Muy despacio observó los pocos correos que Cesar tenía, no veía nada raro, la mayoría eran de personas queriéndolo agregarlo al facebook, lentamente se iba tranquilizando, quizás todas las tonterías que le inventó todas las noches que llegó tarde eran ciertas, quizás en verdad.


[L_RANDNUM-10-999]