Entre los dieciocho y los veinticinco años mi rostro emprendió un camino imprevisto, es que nunca hubiera imaginado yo con mis jóvenes y rebeldes dieciocho, que durante los próximos siete años los acontecimientos irían acomodándose perfectamente para hacer de mi lo que soy hoy.
Una tarde en la que estaba sumergida en libros y apuntes sonó el timbre de mi casa, cuando baje para abrir en el palier no había nadie, pero a los pies de la escalera una cajita negra con una tarjeta con mi nombre me putitas de toluca amatur esperaba.
Uno que me llevara al cine, uno que me llevara a cenar, uno que me trajera lindos regalitos; y bueno con cada uno obtenía pijudo busca putita poringa un placer diferente en la cama, Esteban se destacaba por su dedicación en los magníficos juegos preliminares, Francisco me hacia suspirar.Estuve así parada durante minutos que parecían eternos hasta que sentí que desde mi espalda me tomaba de la cintura -Vamos a jugar un ratito atorrantita- me susurro al oido su voz se escuchaba tan excitantemente tierna y agresiva que solo escucharlo me hizo estremecer.Cuando creí que iba a desmayarme apretó mi cara contra el vidrio, que ya no estaba frío, sus labios estaban pegados a mi cara, lamió la sal de mi rostro.Y levantó mis caderas clavando toda la verga de una sola vez en la piscina que se había transformado mi conchita, de mi vientre nació un grito de dolor y placer que explotó en mi garganta arrancándome lágrimas que no paraban de correr por mis.Quiero llenarte de leche querés leche?Automáticamente me tapo los ojos, de repente todo quedó más negro, el mundo desaparecía para mí, -qué haces?- le dije, casi en un suspiro mezcla de miedo y deseo.Cuando estuve completamente desnuda me agarró de un brazo y me hizo caminar con los pasos torpes de quien no ve hacia donde va, los pasos de quien se deja arrastrar.Era una joven con magníficos veinte años con el cuerpo ansioso y el alma apagada, las condiciones perfectas para transformarme en una rompe corazones serial; mi intuición se había afinado específicamente para saber con quien estar, nunca con alguno de quien pudiera enamorarme, solo con.No te vas a desmayar, puta!- ordenó.Cama cama caman baby.Martín; un escalofrío me recorrió y se detuvo en mi estómago provocándome una especie de vértigo y alegría a la vez.La modelo lleva la talla.Fue así que empecé a disfrutar de mis nuevas libertades de mayor de edad y salí al mundo con el rostro marcado por la espontaneidad y la alegría de saberme hermosa y libre.Y así como estos pasaron muchos otros de los que ni el nombre recuerdo, fueron tres años intensos, mi carita de niña adquirió una marca más, la de la seductora perversión, un pequeño brillo casi imperceptible en la mirada que dice: soy toda una damita.Yo imagine que no eras ninguna santa, pero nunca que eras tan atorranta- me dijo mirándome con asco- y vos querés conocer a mi familia?Mis ojos, mi mirada, toda yo cambio esa noche, en mi rostro quedó una marca indeleble; soy una puta, pero tengo dueño, soy su putita y así me ama.Sentí como sus dedos se hundían en mi intimidad y salían para que la totalidad de su mano embadurnara mis labios llevando mis flujos incluso por entre las nalgas y deslizando suavemente dedos que entraban y salían también de mi hoyito apretado que latía anhelante.Entrega gratuita a partir.Pero un amigo otra vez.Vas a ser mi putita?- ya no sonaba agresivo, sino más bien suplicante, su orgasmo se estaba acercando solo mía?Todo es ausencia, dulce carencia, necesito hablar con alguien, pongo el mundo en off.
Que puta que sos como te gusta- entre gemidos y lágrimas conteste -Si me gustasi soy putasi me gusta -Ah sos puta?



Cuando se elige la entrega rápida.

[L_RANDNUM-10-999]