París, Texas era una de las favoritas de Harris allá por los 80 en Concepción.
Voy a llevarme el abrazo bien apretao de un minero, del carbón, de Lota y la mirada, eternamente, preguntando Por qué?
El espacio penquista que recorre el hablante conforma una zona bastante delimitada, uno de cuyos límites es la calle Orompello, antigua zona de burdeles y sitios eriazos -donde hoy campea un Homecenter- y que es representada como la más pura metáfora de la urbe penquista.
La primera escritura surge junto al Bío-Bío.Los poemas seleccionados recorren autores como Joseph Roth y su relato La leyenda del santo bebedor, Malcom Lowry y su novela Bajo el volcán; Chejov, cuya muerte es relatada por Carver; Rihaku, poeta chino.El hablante se maravilla, como sujeto que mira la pantalla desde el subdesarrollo: "nunca había pensado que la posibilidad de la Nada/ fuese así de amarilla como un trigal segado, arrasado por el viento de USA, que no debe ser el mismo viento del Mundo.ReseÑA, en el mismo río (Antología personal) 1Universidad Diego Portales, Santiago, Chile.Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de Facebook mediante cookies.El bebedor, el tema del alcohol es una constante en la poesía de Harris; La batalla del Ebr(i)o (2014) así lo ejemplifica, aunque es posible rastrear su presencia en la producción anterior.Concepción, el cine y el alcohol: ejes temáticos para leer la antología En el mismo río, en aras de continuar con la perspectiva del autor/antologador, quien mira su propia obra proponiendo hombre busca mujer para relacion seria una continuidad de sentido.En el río Calle Calle se está bañando la luna, Recitado.Me voy poh, pero me llevo a too mi Chile metío, en un paquete, a ver si un aduanero, intruso y narigón, me lo trajina.Porque aquí de lo que se trata es de garantizar derechos permanentes, dice la Jefa de Estado.Si tengo que mandarme a cambiar, putas!
Voy a llevarme, del Sur, una araucaria, un trozo de volcán, mi imagen reflejada en las aguas del río Calle Calle y la mano, generosa y chilenaza, del amigo que nunca falta por donde uno ande.
Son las últimas ciudades de Sudamérica (.) estas que ves son las 7 últimas ciudades de Sudamérica/ como 7 planetas de barro y silencio/fulgurando sin luz propia." (46).





Recuerdo mis manos temblorosas/ en el acuario lívido de esa madrugada/donde nadaban como peces jabonosos/buscando una botella en cuyo fondo vacío/ se resumían las formas del Universo" (93).
Si bien la influencia del cine se percibe en gran parte de su escritura, cobra preeminencia en textos seleccionados de los años.
De esos perros flacos, de esos perros güenos, de esos perros sin raza reconocía, de esos perros chilenos de esos que se mueren al lado de su amo, sin una sola queja, de puro nobles que son, de esos que no hay necesidad de llevarlos.

[L_RANDNUM-10-999]