relatos mas leche putito

Mario sonrio nuevamente argumentando que estaba completamente seco.
Minutos después me coloqué de rodillas en medio de los dos y comencé a masturbarlos, al principio lentamente para que entraran en calor y luego aumenté la velocidad.
Mi mente era un remolino de ideas, no sabía lo que iba a pasar conmigo, pero por lo pronto estaba pensando la forma de meterle mi lanza a Esteban y dejarlo bien cogido.
Me quize safar de el, y me sujeto firmemente de los brazos, no me podia ni mover, el estaba detrás mio y sentia en mi espalda su respiración y el vergon apoyandome.Que bueno que llegaste, fui a comprar boletos para una película erótica en un cine, ya vámonos!Lorena: Si, pero ahora podemos recuperar el tiempo perdido.Marcela: Entonces no me cuentes nada porque ya lo se todo, publicas tus relatos bajo el nick de Lorena y las historias de lo que has hecho harían palidecer a cualquiera.Fuí a la nevera y elegí citas con mujeres gratis en cali una zanahoria bastante gruesa.Nada de besos ni puterias, fue una de sus indicaciones.Eran unas embestidas fuertes.Un sueño hecho realidad (34) Comencé a hablar con él a través de una página de contactos.Hector me volvio a poner su trozo en mi boca y se bombeaba como si mis labios fueran una vagina.Solo dijo Pinche guerito.Hablábamos mucho del tema pero no era algo concreto de querer hacerlo, y yo le fui tirando la onda de hiciéramos un intercambio de parejas, que ya me había contactado con una y nos intercambiábamos fotos.Al mi hermanita putita rato te voy a borrar tus arrugitas.Una vez que encontramos un rincon Mario me empujo contra la pared, me aprisiono con su cuerpo y comenzo a tocar las nalgas fuertemente, apretandolas por encima de mis pants.Recuerdo que en la comida de navidad del 2001, me tuve que quedar en la oficina hasta que la fiesta termino.Quedamos a encontrarnos en una disco Swinger y para mi ese fue el error por que el ambiente no era precisamente para una pareja que iba a debutar en esto, había parejas tiradas en bolas por todos lados, bailarines desnudos, olor a sexo por todos.
Yo gemía de gusto y más que gemí cuando decidí meterme su polla hasta la garganta, apretando fuerte los labios y moviendo la lengua dentro de la boca para darle el máximo placer posible.
Pues la verdad me gustaria quedarme en el departamento contigo para que me cojas a mi y no a tu prima.


[L_RANDNUM-10-999]